Noticias — arte con vidrio

RSS
Técnica de la Vidriera

Técnica de la Vidriera 0

La técnica, los procedimientos seguidos por los artistas en la realización de las diversas artes, desempeñan un papel fundamental en el resultado final de la obra. Sin embargo, en la vidriera, como arte del fuego, la incidencia de la técnica desempeña un protagonismo especial. La vidriera es un arte traslúcido, formado por vidrios de color ensamblados con una red de plomos. 


El vidriero dispone de una paleta limitada de colores formada por los vidrios cuyo color está en su masa sobre los que con grisalla, pinta sombras, rasgos, letreros o motivos decorativos. No fue hasta el entorno de 1300 cuando apareció el amarillo de plata que permitió enriquecer la paleta de los vidrieros y poder aplicar en una sola pieza de vidrio distintos colores. 


En una vidriera del siglo XIII para realizar una cabeza el maestro necesitaba dos piezas de vidrio, una para el rostro y otra para los cabellos amarillos. Con el amarillo de plata se podía hacer con una sola, dado que para los cabellos no era necesario usar otro vidrio de este color sino que podían pintarse con el amarillo de plata.


Desde el siglo XI la técnica de la vidriera aparece sistematizada por el monje Teófilo en su tratado Diversarum Artium Schedula. En él se describen las diferentes operaciones que deben seguirse para realizar una vidriera: dibujo del cartón, adaptación de los vidrios a éste cortándolos en diferentes piezas, pintura con grisalla de los vidrios, cocción de la misma, emplomado y asentamiento. Son operaciones que han permanecido inalterables a lo largo de los siglos y que hoy, cuando han aparecido nuevos procedimientos, continúan vigentes. La vidriera no es simplemente una pintura pasada a un soporte de vidrio. Requiere el dominio de unos procedimientos que configuran un lenguaje propio en el que la técnica es un instrumento esencial de la creación.

Técnicas de vidrio en calor

Técnicas de vidrio en calor 0

Soplado

Esta técnica milenaria se ha conservado sin cambio alguno desde su descubrimiento. Las herramientas necesarias para su trabajo son, básicamente: la caña de hierro hueco que varía su tamaño desde 1.20 a 1.80 centímetros y las pinzas de vidriero. Tales artefactos constituyen, a pesar de su sencillez, las principales herramientas del vidriero, todo lo demás que se necesita es la habilidad del artesano obtenida por la experiencia en el oficio.


La caña se introduce en el crisol para tomar el vidrio que se encuentra ya en su punto de fusión, caracterizado por una consistencia similar a la de la miel. Con un movimiento continuo se gira la bola de vidrio sobre una piedra para darle la forma inicial, y después se comienza a soplar hasta crear la burbuja de la que partirá la pieza que se pretenda elaborar. Si se trata de una botella, por ejemplo, el artesano se sienta en su banco de trabajo para comenzar a girar la pieza sobre los brazos del mismo mueble, los cuales son llamados angarillas.


Posteriormente, con un trozo grueso de periódico mojado, la pinza y algún puntil, comienza a darle la forma deseada, soplando y apretando la pieza hasta alcanzar el resultado ideal. Ya terminada su obra, la coloca en el horno de recocimiento, a fin de darle la curva de enfriamiento necesaria.

Soplado en molde

La porción de vidrio en punto de fusión, se introduce en un molde y se inicia el soplado para que adopte la forma del mismo. Después se decora la pieza según el modelo a trabajar, terminando el trabajo en el horno de recocido.

Fusionado y reposado: es la unión de dos o más vidrios por medio de temperatura. Dichos vidrios pueden ser de diferentes colores, siempre y cuando tengan un coeficiente de expansión térmica similar, capaz de permitirles quedar integrados en una sola placa.

Pasta de vidrio

En este caso se utiliza vidrio finamente molido y aglutinado con un líquido (aceite o agua). La pasta obtenida se acomoda en el interior de un molde que posteriormente se introduce al horno para lograr su fusión.

Vaciado: dicha técnica implica que el vidrio en punto de fusión sea vaciado en un molde de arcilla refractaria, arena o hierro fundido. Como la curva de enfriamiento depende de cada objeto en particular, se da el caso de piezas masivas que tardan hasta dos o tres meses para alcanzar el punto de solidez total.


Prensado

Esta técnica, conocida en Alejandría desde tiempos antiguos, en realidad se perfeccionó hasta el siglo XIX en los Estados Unidos. Actualmente la industria vidriera prensa con aire comprimido y el artista sólo interviene en el diseño del molde.

Reposado

Se logra con un vidrio laminado, expuesto a altas temperaturas y a la fuerza de la gravedad, a fin de adquirir la forma del molde o modelo sobre el que descansa.

Vidrio estirado

Para esta modalidad se requiere de un soplete con oxígeno gas, mediante el cual se logra que el vidrio adquiera la temperatura necesaria para estirarlo, fusionarlo, modelarlo y soplarlo.

Herramientas para Vitrales

Herramientas para Vitrales 0

Para las personas que están aprendiendo a crear vitrales, les decimos enseguida algunas de las herramientas que necesitarán conocer.

Se necesitan las siguientes herramientas tanto para proyectos en cinta de cobre y cañuela:

  • Suministros básicos de dibujo: Estos suministros incluyen una regla de metal, papel blanco para plantillas, un lápiz y marcadores permanentes.
  • Pinzas: Se necesitan dos pinzas (rebabeadoras y quebradoras), pero usted puede ahorrar un poco de dinero mediante la compra de una sola que esté combinada. Usted puede utilizar sus pinzas combinadas para ayudarle a romper (abrir) el vidrio y afinar fragmentos no deseados.
  • Flux y pincel: El Flux es una sustancia química que tiene que usar para limpiar cualquier superficie en su proyecto que desee soldar; no se puede soldar en donde no haya Flux. Puede utilizar un pincel desechable básico para aplicar el flux en las superficies de la cinta de cobre y cañuela de su proyecto.
  • Vidrio: Al empezar con su primer vitral, usted debe trabajar principalmente con vidrio claro/transparente (incoloro) porque es menos caro que el vidrio de color. Luego, cuando esté listo para crear su primer proyecto a todo color, compre vidrio de color (principalmente liso y transparente ya que es más fácil de trabajar). Poco a poco puede ir incluyendo vidrio con textura y de diferentes estilos.

Compre siempre de 25 a 50% más de vidrio del que usted piense que necesita para su proyecto.

  • Pulidora de vidrio: Esta herramienta eléctrica tiene una piedra diamantada que le permite pulir cualquier borde de vidrio no deseado para que sus piezas encajen perfectamente en su patrón.
  • Cautín de 100 vatios: Un soldador de 100 vatios (o watts) le da la temperatura lo suficientemente alta para todas sus necesidades de soldadura en sus vitrales. Tenga en cuenta que los artistas del vitral no utilizan cautines tipo pistola.  Es importante tener una base especial resistente al calor para sostener el cautín mientras esté en uso.
  • Patrones/plantillas del proyecto: Todos los proyectos de vitrales - incluso los más chicos - comienzan como diseños dibujados en papel para patrones, por lo que el primer paso en cualquier proyecto es encontrar un patrón. Usted puede encontrar cientos de patrones para trabajar en libros o en internet.
  • Lentes de seguridad: Seleccione unos lentes que sean cómodos de usar por lo que estará seguro de usarlos cada vez que usted trabaje en su estudio de vidrio.
  • Cortador de vidrio de auto-lubricación: Puede seleccionar un cortador tipo pistola que es fácil de sostener en la palma de la mano o un cortador de barril que puede sostener como un lápiz entre los dedos. Ambos cortadores tienen las mismas cabezas de corte y requieren de un aceite especial para su auto-lubricación.
Hablemos de la técnica de la Vitrofusión

Hablemos de la técnica de la Vitrofusión 0

En este blog les compartiremos más información sobre una técnica de vidrio muy conocida; la Vitrofusión.


¿Qué es la Vitrofusión? La vitrofusión es la técnica de fundir y superponer uno a más vidrios utilizando un horno a altas temperaturas. Se puede realizar con el aporte de diversos pigmentos de colores, pinturas esmaltadas, vidrio molido, hilos de vidrio, metales, etc.

Es un trabajo artesanal ya que cada pieza es elaborada en forma individual, logrando diseños únicos e irrepetibles. Además podemos crear todo tipo de objetos.

Los trabajos en vidrio son uno de los elementos más antiguos que hoy se siguen utilizando, actualmente disponemos de nuevas técnicas e infinitos diseños. No hay nada como realizar una obra única, eso es lo que realmente le da valor al trabajo artesanal.

Materiales que necesitas para realizar esta técnica aparte del vidrio, el elemento más importante que se necesita es un horno especial.

Se utiliza una temperatura de entre 650 y 950 grados, el horneado dura entre 3 y 5 dependiendo de la pieza. 

En nuestras sucursales podrás encontrar material para hacer esta hermosa técnica, ¡que tu imaginación no tenga límites!

Fórmulas para darle color al vidrio

Fórmulas para darle color al vidrio 0

Todos conocemos los vidrios de color, nos encantan ya que los artistas, diseñadores y arquitectos pueden crear infinidad de cosas con ese material. Son caracterizados por su claridad y transparencia. El color del vidrio se le proporciona a las sustancias metálicas que se le agregan a la hora de la fabricación, para alcanzar resultados previamente establecidos, se requiere que los colores sean elaborados con base en óxidos de metales, pues de lo contrario no se lograrán teñir las masas vitrificantes.


Enseguida te compartimos las fórmulas para teñir el vidrio y que el resultado sea el color que buscas.


Amarillo

Se obtiene del óxido de hierro (FeO). Toma otros colores en condiciones especiales del horno y por los materiales usados. El amarillo plata requiere de nitrato (Ag NO) y cloruro (Ag CI) de ese metal. Ciertos tonos de amarillo se logran con el azufre, aunque también el carbonato ofrece las tonalidades de dicho color.


Violeta

Se consigue con óxido de manganeso (MnO2) o con el permanganato potásico (KMnO8), que es más puro y de composición constante. Tanto el bióxido como el anhídrido permangánico (Mn2O2) contenidos en el permanganato se disocian fácilmente por la acción del calor, generando el sesquióxido de manganeso. Mezclando con óxido de hierro, el manganeso imparte al vidrio una coloración amarilla ámbar.


Verde

Se logra del óxido de cromo (CrO). Con mayor frecuencia se emplea el bicarbonato potásico (K2CrO4) que es de color naranja, aunque por la acción del calor se descompone y libera el óxido crómico que imparte al vidrio la tonalidad verde (a baja temperatura, se consigue un bello amarillo).


Azul

Surge del óxido de cobalto. Existe en el comercio un polvo negro con el que igualmente se logra el color, y que se obtiene de la mezcla de protóxido de cobalto (CoO), sesquióxido de cobalto (Co2O3) y óxido salino de cobalto (Co3O4). También se usa el carbonato de cobalto (CoCO3).


Café

Se consigue con el óxido de níquel (NiO). El café violáceo caracteriza a los vidrios sódicos, el violeta a los potásicos y el marrón a los borosilicatos.


Agua Marina

Surge del óxido de cobre (CuO). Se trata de un polvo negro que imparte al vidrio esta coloración, aunque puede ser sustituido por el sulfato de cobre (CuSO4 5H2O).


Rojo

El rojo oro se logra con ácido cloroáurico (HAuCl), brindando una coloración rojo rubí y violácea que tiene gran poder colorante. Por su parte, el selenio mezclado con sulfuro de cadmio producen el rojo rubí. El vidrio rojo se obtuvo desde los inicios de la industria en México, gracias a la acción de elementos químicos como el oro y el estaño. La presencia del plomo favorece la formación de esta coloración. No obstante, las fórmulas para su obtención siempre se han mantenido en secreto, por lo que la producción de vidrio rojo resulta muy limitada aún en nuestros días.

Serie de Netflix sobre la técnica del Vidrio Soplado

Serie de Netflix sobre la técnica del Vidrio Soplado 0

“Blown Away” demuestra que no solo es el producto final lo que capta la atención del público, siendo el proceso de fabricación algo digno e hipnótico de observar. Es realmente fascinante ver cómo un profesional trabaja a tan peligrosas temperaturas, como sopla burbujas que son puro fuego y como trata los tiempos con tanta precisión. Hay que añadir la gran y absurda competitividad entre los concursantes, una emotiva banda sonora y ese fantástico premio. Netflix ha sabido mezclar el arduo e interesante proceso de esta técnica con las características propias de un reality. Unos ingredientes explosivos.

El formato sigue una línea parecida al conocido programa culinario “MasterChef”, donde cada episodio se les reta a realizar una escultura de vidrio a través de un brief. Al igual que el resultado de una receta con el plato final, la escultura se presenta a los jueces y uno de los concursantes es eliminado bajo criterios de poca creatividad o mal concepto de diseño. Otro es coronado como el mejor del programa. Así sucesivamente, hasta el enfrentamiento entre los dos últimos supervivientes o, dicho de otro modo, finalistas.

Para atractivo de la audiencia, las pruebas tienen un límite de tiempo entre cuatro y ocho horas, los concursantes tienen el lugar del trabajo uno al lado del otro y deben usar las mismas herramientas. Estas reglas tienen la intención científica de mostrar cómo se relacionan en un laboratorio, pero también, están para incentivar los posibles enfrentamientos entre los contrincantes, algo que resulta tan interesante a ojos del espectador. Además, está el suspense extra que supone la rotura de las piezas cuando ya están a medio terminar e incluso acabadas, pudiendo destrozarse en un momento crítico y decisivo.